barcelona

Usando Software Libre en Barcelona

Usando Software Libre para construir una sociedad digital mas democrática, inclusiva y sostenible – entrevista con Francesca Bria, Directora de Tecnología de Barcelona.

Escrito por Erik Albers

Artrículo traducido con Software Libre por Reciclanet

Barcelona, ​​el segundo municipio más poblado de España, está trabajando activamente en una agenda de “ciudad inteligente” que está remodelando la infraestructura y las tecnologías de la ciudad moderna para situar las necesidades de los ciudadanos en primer lugar. La clave de la agenda de Barcelona es el uso y la promoción del software libre y las tecnologías abiertas como un bien social, para permitir la colaboración entre las administraciones y evitar los bloqueos de los proveedores (vendor lock-ins ). Barcelona también es el primer Ayuntamiento que firmó la carta abierta para “Dinero público? ¡Código público! “.

Para arrojar luz sobre las mejores prácticas de Barcelona, ​​hemos realizado una entrevista con Francesca Bria, Directora de Tecnología e Innovación Digital del Ayuntamiento de Barcelona, ​​para preguntarle sobre las innovaciones y los desarrollos en curso en esta ciudad.

FSFE: en los últimos meses participó en muchos paneles y conferencias para hablar sobre la soberanía digital y los estándares éticos digitales. ¿Podría explicar brevemente qué es la soberanía digital y cuál es el papel del software libre en ella?

Francesca Bria: Fui nombrada CTO de Barcelona por la alcaldesa Ada Colau para repensar la agenda digital y tecnológica de la ciudad, en particular la llamada “agenda de Smart City”. Y aquí es donde yo empiezo: hoy en día, la agenda de la ciudad inteligente sigue estando principalmente dirigida por la tecnología. Muchas ciudades caen en manos de vendedores de tecnología que están impulsando sus propias soluciones tecnológicas, en lugar de partir de las necesidades reales de los ciudadanos y los problemas urbanos concretos. De esta manera, las ciudades terminan resolviendo problemas de tecnología ya que están encerradas por soluciones propietarias, no interoperables y por modelos comerciales insostenibles. Mi misión, en cambio, es democratizar los datos y la tecnología, y repensar su gobernanza de manera que puedan servir a las personas. Estamos alineando la tecnología con los objetivos políticos reales de la ciudad: como el derecho a la vivienda, la transición energética, la creación de espacios públicos, la lucha contra el cambio climático y la democracia participativa.

Picture of Francesca Bria

Francesca Bria es Investigadora Principal y Asesora en política de Tecnología e Innovación. Tiene un Doctorado en Economía de la Innovación por el Imperial College de Londres y una Maestría en Economía Digital de la Universidad de Londres, Birbeck.
También es asesora de la Comisión Europea sobre Futuro Internet y Política de Innovación. Actualmente es la Comisaria de Tecnología e Innovación Digital de la Ciudad de Barcelona en España y lidera el proyecto DECODE sobre soberanía de datos en Europa.

La transformación digital no se trata solo de cambios tecnológicos, sino de cambios estructurales, organizativos y culturales. Necesitamos unir la revolución digital con una revolución democrática. Para nosotros se trata de repensar la relación entre los gobiernos y los ciudadanos, para asegurarnos de que los ciudadanos puedan recuperar el control democrático y puedan participar plenamente en la definición de las políticas públicas. Es por eso que Barcelona está llevando a cabo un fuerte experimento de democracia participativa, que es una mezcla híbrida de participación democrática en línea y fuera de línea a gran escala. Estamos involucrando a miles de ciudadanos y les damos el poder de proponer acciones e ideas de políticas a través de una plataforma de software libre, que se llama “Decidim“. Hoy, nuestra Agenda de Gobierno incluye el 70% de las propuestas que provienen directamente de los ciudadanos. Queremos cambiar la forma en que el gobierno funciona y hacerlo más abierto, transparente, colaborativo y participativo.

¿Qué diferencia hay si la plataforma “Decidim”, es Software Libre o no?

El software libre marca la diferencia. En primer lugar, el gobierno está invirtiendo dinero público y es por eso que los ciudadanos deben controlar el software y la plataforma debe permanecer en el dominio público. “Decidim” está construido junto con una comunidad abierta llamada “Metadecidim“. Es una comunidad que incluye desarrolladores de software, diseñadores, organizaciones sociales, activistas, científicos de datos, investigadores y administradores de comunidades. Todas estas personas participan en la co-creación de la plataforma y la administran como un bien común.

Aprendimos mucho de “Decidim Barcelona” como uno de los mayores proyectos de Software Libre de Barcelona. Tuvimos que cambiar los estándares de adquisición, introducir el Software Libre y asegurarnos de que la legislación del gobierno permita una plataforma que sea administrada y gobernada por una comunidad. Y, por supuesto, otra ventaja es que todo el código es accesible, reutilizable y auditable porque es Software Libre.

Ahora estamos agregando un módulo en “Decidim Barcelona” gracias a otro proyecto, llamado “Decode“, que quiere devolver el control de los datos a los ciudadanos. El módulo es un libro mayor distribuido con una capa criptográfica que ayuda a las personas a controlar sus datos. Nos aseguramos de que los datos sean seguros y anónimos y las personas puedan decidir qué datos desean mantener en privado y qué datos desean donar a la ciudad y en qué términos. Para nosotros, la conciencia de la privacidad, la soberanía de los datos, la tecnología distribuida y el Software Libre son componentes clave de las infraestructuras digitales de la ciudad.

En particular, siempre que la tecnología medie decisiones democráticas y modele el pensamiento colectivo de las personas, deberíamos evitar el tipo de manipulación política y vigilancia que hemos experimentado con los últimos escándalos con respecto a Facebook y Cambridge Analytica.

¿Cuál es la ventaja clave del software libre a este respecto?

El beneficio de trabajar en colaboración con la comunidad, la posibilidad de estudiar, auditar el código e inspeccionarlo. Puedes aprender de él y compartirlo; también puedes reutilizarlo. Esto es muy importante, ya que minimiza los costos, maximiza el valor público y cambia el gasto público de costosas licencias de propietario, por la creación de nuevos conocimientos y capacidades humanas.

El software libre nos permite trabajar con comunidades, utilizar el talento de los desarrolladores de software libre y la industria local, y colaborar con otras ciudades y la administración pública en proyectos comunes de software libre.

Otra razón clave para nosotros es la soberanía tecnológica. La idea es alejarse de la dependencia del proveedor y de los grandes jugadores corporativos, la mayoría de las veces, corporaciones extranjeras, y en su lugar ser capaz de cambiar proveedores, trabajar con empresarios locales y compañías que respeten los derechos y libertades de los usuarios, y retener el control de nuestros datos. Uno de los problemas es que las plataformas propietarias no ofrecen interoperabilidad y no le permitirán mover sus datos de un proveedor de servicios a otro, lo cual es también la razón por la que con el tiempo hemos perdido el conocimiento crítico y las capacidades necesarias para ejecutar nuestros servicios y sistemas. En los últimos años, las administraciones públicas han externalizado la mayoría de los sistemas tecnológicos y de TI críticos a proveedores externos y consultorías de TI. Sin embargo, es importante dejar de financiar las mismas grandes firmas de tecnología, diversificar el ecosistema de proveedores, retener el conocimiento (know-how) y controlar las infraestructuras críticas.

El software libre nos permite trabajar con comunidades, utilizar el talento de los desarrolladores de software libre y la industria local, y colaborar con otras ciudades y la administración pública en proyectos comunes de software libre. Entonces, a la larga, puede ser más autónomo e independiente, puede ser más transparente y al publicar el código y los datos en el dominio público, podemos crear valor público y maximizar el uso del dinero de los contribuyentes. El ecosistema de las pequeñas y medianas empresas es otro tema importante para nosotros. La mayoría de los emprendedores de software locales usan software gratuito o de código abierto y queremos asegurarnos de que la política de adquisiciones de Barcelona les permita trabajar con la administración de la ciudad y desarrollar futuras aplicaciones y servicios que puedan mejorar nuestra ciudad.
Por último, pero no menos importante, es una decisión ética y política. Barcelona tiene una
guía de Soberanía Tecnológica específica y estándares éticos digitales, una regulación que establece que la información y la infraestructura digital que utilizamos debe ser un bien público, propiedad de los ciudadanos y controlado por éstos. También exigimos privacidad y seguridad por diseño y el uso del cifrado como un derecho humano.

¿Un derecho a la privacidad impuesto por el sector público?

Exactamente, la tecnología construida con derechos fundamentales en su núcleo. Y hablando de Software Libre, el Plan de Transformación Digital de Barcelona se ha comprometido a invertir el 70% de su presupuesto dedicado a nuevos servicios en el desarrollo de Software Libre y de Código Abierto. También estamos ejecutando un plan de migración de forma gradual y tenemos un programa piloto para migrar estaciones de trabajo a un sistema operativo completamente gratuito. En este momento se ejecutan en Ubuntu y todas las aplicaciones que tienen son Software Libre.

¿Estas estaciones de trabajo ya forman parte de la infraestructura?

Sí, ya están completamente integradas a la infraestructura de la ciudad; estamos entregando un proyecto piloto de 1,000 estaciones de trabajo. Por lo demás, no cambiamos el sistema operativo, pero reemplazamos todas las aplicaciones y programas posibles con Software Libre en la parte superior de las máquinas de windows. También estamos cambiando nuestro servicio de correo electrónico a Open-Xchange. Básicamente, todas las cosas que podemos reemplazar, las reemplazamos con Software Libre, pero lo hacemos de forma gradual, para que podamos involucrar a nuestros trabajadores públicos y crear confianza.

¿En cinco años, ¿cómo crees que será la situación?

Barcelona desarrolla constantemente aplicaciones y herramientas de software. Cuando comenzamos desde cero, damos preferencia al uso de software libre y de código abierto. Por ejemplo, nuestro sistema e-ID ahora será de código abierto. Entonces, estamos abriendo aplicaciones de servicio críticas, como un mapa de eventos en la ciudad, el panel de nuestra ciudad, el portal de nuestros ciudadanos y nuestra red de sensores, por ejemplo. Esto es “no solo” acerca de las estaciones de trabajo. Es toda la infraestructura de información que nos estamos moviendo hacia estándares abiertos, open stack e interoperabilidad. Como también ejecutamos servidores Linux en nuestro centro de datos, por ejemplo. Pero, por supuesto, Barcelona tiene un sistema de proveedores, como lo tiene cualquier otra ciudad, que se aferra a las grandes compañías habituales. Así que incluso cambiar todo de forma gradual no es fácil, por muy sensato que sea.


Y no estamos solos: hay un ejemplo del servicio digital del gobierno del Reino Unido que puso en marcha un plan nacional para pasar al Software
Libre y de código abierto. También, el equipo digital del gobierno italiano está usando muchas herramientas de código abierto. Suecia está haciendo ajustes a la política de compras a favor del software libre y de código abierto, al igual que Estonia está utilizando una gran cantidad de software libre. Hay muchas otras ciudades que están interesadas en lo que estamos haciendo y que piden colaborar en proyectos de Software Libre y en el uso de estándares digitales éticos.

Es realmente importante migrar al Software Libre y creo que esto continuará incluso cuando ya no estemos en el gobierno. Estoy trabajando con esto en mente, porque tales decisiones no deberían depender de una sola persona o de la orientación política de un gobierno. Esta es también la razón por la que nos centramos en la documentación adecuada de lo que hacemos, y por supuesto tenemos que ganar los corazones y las mentes de los trabajadores en nuestras administraciones públicas, de lo contrario, este cambio no será relevante en el futuro. Deben liderar esta transformación y ser dueños del proceso.

Ese es un punto importante porque, por ejemplo, en Alemania estaba el caso de Munich, que poco después de finalizar su plan de migración a GNU/Linux, hubo un cambio en el gobierno local y el nuevo gobierno decidió volver a cambiar a software privativo de Microsoft. ¿Qué estás haciendo para evitar que esto suceda en Barcelona?

Bueno, antes que nada, el caso de Munich fue una opción política, no fue un fallo técnico. Segundo, comenzaron hace mucho tiempo y era una industria de tecnología completamente diferente, que ha evolucionado mucho desde entonces. Sabemos cuánto dinero invierten las empresas de tecnología en lobby, y tienen mucha influencia, por lo que este tipo de cambios nunca son fáciles.

Creo que para Munich será difícil volver a migrar a Microsoft, cuesta mucho dinero y al final puede que no funcione como se desea. Pero en general, creo que una forma correcta de hacer una transición tan importante es crear empoderamiento para los trabajadores, invertir en capacitación y construir procesos de intercambio de conocimientos dentro de las organizaciones. Esto es lo que he estado haciendo con los trabajadores en el Ayuntamiento, así que al final están liderando el proceso y están impulsando la transformación.

¿Como un cambio organizacional desde la base?

Sí, del lado de los trabajadores. Para que sus cambios duren, también se necesita lograr este tipo de cambio organizacional. Para nosotros, es muy claro que queremos una revolución digital que beneficie a muchos, no a unos pocos, y por supuesto queremos que toda la sociedad se beneficie de ella de muchas maneras.

¿Tiene alguna experiencia hasta ahora con la reutilización del software libre que está desarrollando, como “Sentilo”, por ejemplo?

Sentilo” y “Decidim” son usados ​​por muchas ciudades. “Sentilo” es administrado por un consorcio con una buena estructura de gobierno y ha sido reutilizado en Italia, en Dubai, en los EE.UU. y en otras partes de Europa. “Decidim” es utilizado por muchas ciudades hoy en día y tenemos la ambición de ampliarlo. Luego tenemos otros productos de software como la identificación digital, que compartimos localmente con ayuntamientos más pequeños en Cataluña. También realizamos entrevistas e investigaciones para identificar proyectos que otras ciudades han desarrollado y publicado como Software Libre. Por ejemplo, Helsinki ha desarrollado una muy buena aplicación para compartir el transporte y también tienen otras aplicaciones para ciudadanos como la nuestra. Además estamos colaborando con Amsterdam, Torino, NYC y otros. Hay mucha colaboración en marcha, sin Software Libre esto no sería posible.

Para fomentar aún más la colaboración, la ciudad de Barcelona ha creado un conjunto de herramientas de políticas para las administraciones, que incluye nuestros estándares digitales éticos, y también una guía que explica cómo publicar código en GitHub y mantener este código. Será muy útil también para otras ciudades, ya que permite una transición al siguiente nivel de colaboración a través de GitLab, donde se puede gestionar adecuadamente todas las contribuciones. Este es el próximo paso que deberíamos dar: hacer que sea muy fácil para las ciudades ejecutar proyectos de software libre en colaboración y desarrollar tecnología descentralizada y de mejora de la privacidad que sirva a las personas y respete sus derechos.

Barcelona también es la primera ciudad que firmó la carta abierta para “Dinero público? ¡Código público! “. ¿Por qué fue esto importante para Barcelona?

Porque necesitamos alianzas. Queremos fortalecer la legitimidad en torno al desarrollo y publicación de Software Libre, queremos que otras ciudades se unan y queremos construir una comunidad. Necesitamos empresarios de código abierto, necesitamos empresas y necesitamos que la sociedad civil sea parte de este movimiento. Barcelona está trabajando en la obtención de licencias junto con abogados, que forman parte de la Free Software Foundation Europe y son parte del movimiento del Software Libre.

Cuando vimos la campaña, ya teníamos aprobado nuestro plan de transición de ciudades y la demanda de la campaña estaba perfectamente en línea. Así que estábamos muy contentos de construir ese tipo de coalición. Cuanto más conciencia, mejor.

Hemos hablado un poco sobre las compañías locales antes y mencionó que invierte el 70% del nuevo presupuesto de desarrollo en desarrollo de software libre. ¿Qué efecto tiene esto en la economía local?

Crea software libre local y un ecosistema de tecnología abierto que puede fortalecer la economía colaborativa de innovación. La contratación pública puede crear nuevos mercados y aprovechar la industria local. También hemos lanzado un fondo específico para promover el desarrollo de software libre, hardware abierto, datos abiertos y tecnología que mejora la privacidad con impacto social: a esto lo llamamos Innovación Social Digital. Uno de los mayores proyectos tecnológicos que estamos desarrollando ahora se llama CityOS. Lo hemos estado desarrollando a través de contratos que requieren el uso de software libre y de código abierto y una metodología ágil. Pero también tenemos otros proyectos de desarrollo, donde las comunidades de Software Libre podrán participar y trabajar juntas con la ciudad. Para que esto sea posible, modificamos las cláusulas de los contratos públicos, por lo que estamos posibilitando competir menos en precio pero en requisitos como usar y publicar el código como Software Libre y en Estándares Abiertos, y agregar cláusulas relacionadas con los datos. soberanía y privacidad y seguridad por diseño.

Estos contratos se benefician al no tener precondiciones técnicas o de lock-in, por lo que quien tenga la capacidad puede ganar estos contratos. Realmente esperamos que las empresas más pequeñas puedan ofertar por contratos gubernamentales de esta manera.

Queremos llegar a un punto donde el software libre se convierta en la norma. Es por eso que exigimos a nuestros funcionarios públicos que expliquen la razón detrás de no elegir software libre y estándares abiertos si esto sucede. Antes era al revés y ahora, al menos, tienen que justificar por qué están tomando esas decisiones sobre la adquisición de software.

¿Y esto ha ayudado a la economía local? ¿Hay un impacto medible?

Estamos trabajando con una de nuestras universidades locales para medir el impacto económico de estos proyectos de código abierto para tener algunas estadísticas, y mostrarles a los ciudadanos que su dinero se ha gastado bien. Ahora tenemos 3.000 empresas que trabajan con nosotros a través de compras públicas y más del 60% son pequeñas y medianas empresas. Queremos aumentar el número de empresas que usan software libre y desarrollo ágil, para mostrar que estamos diversificando el número de empresas y el tipo de empresas con las que trabajamos. Y luego, usando GitLab, también tratamos de crear comunidades en torno al mantenimiento del código y los proyectos. Este es un gran cambio para la administración de una ciudad. Queremos potenciar el movimiento local de código libre y abierto y proporcionar una plataforma para sostenerlo y desarrollarlo.
Pregunta final: ya dijiste que hay otras ciudades que ven las ventajas del Software Libre, pero desafortunadamente también hay algunas administraciones que tienen preocupaciones. ¿Cómo los convencerías? ¿Cuál sería el argumento principal o el mayor beneficio para ellos?

Creo que este es un buen enfoque para repensar la tecnología para beneficiar y empoderar a las personas. En primer lugar, el dinero público se reinvierte en el ecosistema local de las empresas, para empoderar a la industria local y a los empresarios locales. En segundo lugar, podemos mejorar nuestra capacidad de colaborar con otras ciudades en proyectos conjuntos y ayudar a las ciudades más pequeñas a beneficiarse de estos proyectos. En tercer lugar, podemos retener la Soberanía Tecnológica y el control democrático de la infraestructura, los datos y los servicios críticos. Finalmente, podemos empoderar a los ciudadanos mediante el desarrollo de aplicaciones y servicios tecnológicos que aborden sus necesidades reales y creen valor público. Es realmente importante construir una sociedad digital más democrática, inclusiva y sostenible.

Entrevistador: Erik Albers

Con nuestro campaña dinero público? ¡Código público!, la FSFE exige que el software financiado con fondos públicos desarrollado para el sector público se ponga a disposición del público bajo una licencia de software libre y de código abierto. Para ayudar a comprender nuestra petición y sus beneficios, realizamos una serie de entrevistas que destacan buenos ejemplos y casos de uso como mejores prácticas. Nuestros entrevistados, serán responsables de la toma de decisiones y políticas, autoridades y desarrolladores, que de una forma u otra ya están implementando el código público.

Traducido con Software Libre por Reciclanet

https://fsfe.org/news/2018/news-20180705-01.en.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.