Difusi贸n del Software Libre y Reutilizaci贸n de ordenadores

Nosotros, los ni帽os web

Tomado de Rebelion.org: una web imprescindible para entender lo que pasa en el mundo hoy

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145112&titular=nosotros-los-ni%F1os-%3Ci%3Eweb%3C/i%3E-

polskatimes.pl / alt1040
La ola de protestas en contra de ACTA en Polonia desat贸 un afortunado debate en ese pa铆s en torno al estado actual de la cultura, el internet y la democracia. Esta es la traducci贸n completa del ensayo de 芦Nosotros, los ni帽os web禄 de Piotr Czerski.

Probablemente no existe otra palabra que sea usada tan en exceso dentro del discurso de los medios como 鈥済eneraci贸n鈥. Una vez trat茅 de contar las 鈥榞eneraciones鈥 que han sido proclamadas en los 煤ltimos diez a帽os, desde el conocido art铆culo sobre la llamada 鈥淕eneraci贸n Nada鈥 y creo que eran tantas como doce. Todos ellos ten铆an algo en com煤n: s贸lo exist铆an en papel. La realidad nunca nos ha dado un solo impulso tangible, significativo e inolvidable, una experiencia com煤n que siempre nos distinguir谩 de las generaciones anteriores. Lo hemos estado buscando, pero en cambio vino un cambio sustancial e inadvertido, junto con la televisi贸n por cable, tel茅fonos m贸viles, y, sobre todo, el acceso a Internet. Es s贸lo hoy que podemos comprender plenamente que tanto ha cambiado durante los 煤ltimos quince a帽os.

Nosotros, los ni帽os web, nosotros quienes crecimos con Internet y en el Internet, somos una generaci贸n que cumple los criterios de este t茅rmino de una forma un tanto subversiva. No hemos tenido un impulso de la realidad, sino m谩s bien una metamorfosis de la realidad misma. Lo que nos une no es un contexto cultural com煤n y limitado, sino la creencia de que el contexto se define por s铆 mismo y es un efecto de la elecci贸n libre.

Al escribir esto, soy consciente de que estoy abusando del pronombre 鈥渘osotros鈥, ya que nuestro 鈥渘osotros鈥 es fluctuante, discontinuo, borroso, de acuerdo a las viejas categor铆as: temporal. Cuando digo 鈥渘osotros鈥, significa 鈥渕uchos de nosotros鈥 o 鈥渁lgunos de nosotros鈥. Cuando digo 鈥渘osotros somos鈥 significa que 鈥渁 menudo lo somos鈥. Digo 鈥渘osotros鈥 s贸lo con el fin de ser capaz de hablar solo de nosotros.

1.

Crecimos con el Internet y en Internet. Esto es lo que nos hace diferentes, lo que hace que la crucial, aunque sorprendente desde su punto de vista, diferencia: nosotros no 鈥渟urfeamos鈥 el Internet, para nosotros no es un 鈥渓ugar鈥 o 鈥渆spacio virtual鈥. El Internet para nosotros no es algo externo a la realidad, sino una parte de ella: una capa invisible, pero presente constantemente y entrelazada con el entorno f铆sico. Nosotros no usamos el Internet, vivimos en el Internet y a trav茅s de. Si tuvi茅ramos que contarles nuestro bildnungsroman[1], el an谩logo, se podr铆a decir que hubo un aspecto natural al Internet en cada experiencia que nos ha formado. Nos hicimos amigos y enemigos en l铆nea, preparamos aplicaci贸n para la cuna en l铆nea, planeamos fiestas y sesiones de estudio de l铆nea, nos enamoramos y rompimos en l铆nea. La web para nosotros no es una tecnolog铆a que ten铆amos que aprender y que nos las arreglamos para entenderla. La Web es un proceso para nosotros, que sucede y se transforma continuamente ante nuestros ojos, con nosotros y a trav茅s de nosotros. Las tecnolog铆as aparecen y luego se disuelven en las periferias, los sitios web est谩n construidos, florecen y luego se van, pero la web sigue, porque nosotros somos la Web; nosotros, comunic谩ndonos con los otros de una forma que es natural para nosotros, m谩s intensa y m谩s eficiente que nunca antes en la historia de la humanidad.

Al ser criados en la Web pensamos de manera diferente. La capacidad de encontrar informaci贸n es para nosotros algo tan b谩sico, como la posibilidad de encontrar una estaci贸n de tren o una oficina de correos en una ciudad desconocida para ustedes. Cuando queremos saber algo – los primeros s铆ntomas de la varicela, las razones del hundimiento del 芦Estonia禄, o si la factura del agua no es sospechosamente alta – tomamos medidas con la certeza de un conductor en un auto equipado con navegaci贸n satelital. Sabemos que vamos a encontrar la informaci贸n que necesitamos en un mont贸n de lugares, sabemos c贸mo llegar a esos lugares, sabemos la forma de evaluar su credibilidad. Hemos aprendido a aceptar que en lugar de una respuesta nos encontramos con muchas diferentes, y de todas ellas podemos abstraer la versi贸n m谩s probable, y deshacernos de las que no nos parecen cre铆bles. Nosotros seleccionamos, filtramos, recordamos y estamos dispuestos a intercambiar la informaci贸n obtenida cuando llega una m谩s nueva y mejor.

Para nosotros, la Web es una especie de memoria externa compartida. No tenemos que recordar los detalles innecesarios: fechas, cantidades, f贸rmulas, oraciones, nombres de calles, definiciones detalladas. Es suficiente para nosotros un resumen, la esencia de lo que se necesita para procesar la informaci贸n y relacionarla con los dem谩s. En caso de que necesitemos los detalles, podemos encontrarlos en cuesti贸n de segundos. Del mismo modo, no tenemos que ser expertos en todo, porque sabemos d贸nde encontrar las personas que se especializan en lo que nosotros mismos no sabemos, y en quienes confiamos. Las personas que comparten su experiencia con nosotros sin fines de lucro, lo hacen debido a nuestra creencia compartida de que la informaci贸n existe en el movimiento, de que quiere ser libre, de que todos nos beneficiamos del intercambio de informaci贸n. Todos los d铆as: estudiar, trabajar, resolver problemas cotidianos, perseguir nuestros intereses. Sabemos c贸mo competir y nos gusta hacerlo, pero nuestra competencia, nuestro deseo de ser diferentes, se basa en el conocimiento, la habilidad para interpretar y procesar la informaci贸n, y no en el monopolio de la misma.

2.

Participar en la vida cultural no es algo fuera de lo normal para nosotros: la cultura global es el pilar fundamental de nuestra identidad, m谩s importante para la definici贸n de nosotros mismos que las tradiciones, los relatos hist贸ricos, la condici贸n social, ascendencia, o incluso el lenguaje que utilizamos. Del oc茅ano de acontecimientos culturales escogemos los que nos convienen m谩s, nos relacionamos con ellos, los revisamos, guardamos nuestros comentarios en los sitios web creados con ese prop贸sito, que tambi茅n nos dan sugerencias de otros 谩lbumes, pel铆culas o juegos que despu茅s te recomendamos. Algunas pel铆culas, series o videos las vemos junto con nuestros colegas y amigos de todo el mundo, nuestras apreciaciones s贸lo son compartidas por un peque帽o grupo de personas que tal vez nunca se encontrar谩n cara a cara. Por esta raz贸n creemos que la cultura se est谩 convirtiendo simult谩neamente en algo global e individual. Es por eso que se necesita el libre acceso a la misma.

Esto no quiere decir que exigimos que todos los productos de la cultura esten a nuestra disposici贸n sin costo alguno, aunque cuando creamos algo, por lo general lo damos de vuelta para que circule. Entendemos que, a pesar del aumento de la accesibilidad de las tecnolog铆as que hacen que la calidad de los archivos de v铆deo o el sonido hasta ahora reservadas a los profesionales est茅n al alcance de todos, la creatividad requiere un esfuerzo y una inversi贸n. Estamos dispuestos a pagar, pero la comisi贸n gigante que los distribuidores piden nos parece, obviamente, sobreestimada. 驴Por qu茅 debemos pagar por la distribuci贸n de la informaci贸n que puede ser f谩cilmente copiada a la perfecci贸n y sin ninguna p茅rdida de la calidad original? Si s贸lo estamos recibiendo la informaci贸n por s铆 sola, queremos que el precio sea proporcional a la misma. Estamos dispuestos a pagar m谩s, pero esperamos recibir algo con valor a帽adido: un empaque interesante, un gadget, mayor calidad, la opci贸n de verlo aqu铆 y ahora, sin esperar a que el archivo descargue.

Somos capaces de mostrar aprecio y queremos recompensar a los artistas (ya que el dinero dej贸 de ser billetes de papel y se convirti贸 en una cadena de n煤meros en la pantalla, el pago se ha convertido en un acto simb贸lico de intercambio que se supone debe beneficiar a ambas partes), pero las metas de ventas de las empresas no tienen ning煤n inter茅s hacia nosotros en lo absoluto. No es nuestra culpa que su negocio haya dejado de tener sentido en su forma tradicional y que en lugar de aceptar el reto y tratar de llegar a nosotros con algo m谩s de lo que podemos obtener de forma gratuita, hayan decidido defender sus obsoletos modos.

Algo m谩s: no queremos pagar por nuestros recuerdos. Las pel铆culas que nos recuerdan a nuestra infancia, la m煤sica que nos acompa帽a hace diez a帽os: en la red de memoria externa son simplemente recuerdos. Recordarlos, intercambiarlos y desarrollarlos es para nosotros algo tan natural como las memorias de 鈥楥asablanca鈥 son para ustedes. Encontramos en l铆nea las pel铆culas que vimos cuando eramos ni帽os y se las mostramos a nuestros hijos, tal y como ustedes nos contaron la historia de la Caperucita Roja o Ricitos de Oro. 驴Te imaginas que alguien te pueda acusar de violar la ley de esta forma? Nosotros tampoco, no podemos.

3.

Estamos acostumbrados a que las facturas se pagan de forma autom谩tica, siempre y cuando nuestro saldo de la cuenta lo permita, sabemos que abrir una cuenta bancaria o el cambio de nuestro m贸vil a otra red es s贸lo cuesti贸n de rellenar un formulario en l铆nea y firmar de un acuerdo entregado por un mensajer铆a, lo mismo un viaje al otro lado de Europa y una corta visita a otra ciudad en el camino, se puede organizar en dos horas. En consecuencia, siendo los usuarios del estado, estamos cada vez m谩s molestos por su interfaz arcaica. No entiendo por qu茅 la ley de impuestos pide tantas formas para completar, la principal de ellas tiene m谩s de un centenar de preguntas. No entiendo por qu茅 nos vemos obligados a confirmar oficialmente una direcci贸n permanente para poder mudarnos a otra, como si los ayuntamientos no pudieran comunicarse entre s铆 sin nuestra intervenci贸n (por no mencionar que la necesidad de tener una direcci贸n permanente en s铆, es suficientemente absurda).

No hay un rastro en nosotros de la humilde aceptaci贸n mostrada por nuestros padres, quienes estaban convencidos de que las cuestiones administrativas son de suma importancia y quienes consideran la interacci贸n con el Estado como algo para celebrar. No creemos en el respeto, enraizado en la distancia entre el ciudadano solitario y las majestuosas alturas en donde reside la clase dominante, apenas visible entre las nubes. Nuestro punto de vista de la estructura social es diferente a la suya: la sociedad es una red, no una jerarqu铆a. Estamos acostumbrados a iniciar un di谩logo con cualquier persona, ya sea un profesor o una estrella del pop, y no necesitamos ning煤n requisito especial relacionado con el estatus social. El 茅xito de la interacci贸n depende 煤nicamente de si el contenido de nuestro mensaje ser谩 considerado como importante y digno de respuesta. Y si, gracias a la cooperaci贸n, debates continuos y la defensa de nuestros argumentos en contra de la cr铆tica, tenemos la sensaci贸n de que nuestras opiniones sobre muchas cuestiones son simplemente mejores, 驴por qu茅 no deber铆amos esperar un di谩logo serio con el gobierno?

Nosotros no sentimos un respeto religioso a las 鈥渋nstituciones de la democracia鈥 en su forma actual, no creemos en su rol axiom谩tico, como lo hacen los que ven las 鈥渋nstituciones de la democracia鈥 como un monumento para y por s铆 mismos. No necesitamos monumentos. Necesitamos un sistema que est茅 a la altura de nuestras expectativas, un sistema que sea transparente y competente. Y hemos aprendido que el cambio es posible: que cada sistema que no es confortable para nosotros puede ser reemplazado y sustituido por uno nuevo, uno que sea m谩s eficiente, m谩s adecuado a nuestras necesidades, que de m谩s oportunidades.

Lo que nosotros m谩s valoramos es la libertad: la libertad de expresi贸n, la libertad de acceso a la informaci贸n y a la cultura. Creemos que es gracias a la libertad que la Web es lo que es, y que es nuestro deber de proteger esa libertad. Se lo debemos a las futuras generaciones, tanto como se lo debemos a proteger el medio ambiente.

Tal vez todav铆a no le hemos dado un nombre, tal vez a煤n no estamos plenamente conscientes de ello, pero creo que lo que queremos es una democracia real, genuina. La democracia que, quiz谩s, es m谩s de lo que sue帽a su periodismo.


[1] Bildungsroman: se refiere a una novela de tipo educacional.
Imagen v铆a mikesolita

Fuente: http://alt1040.com/2012/02/nosotros-los-ninos-web?utm_source=self&utm_medium=banner&utm_campaign=Destacados%2BHome

http://www.reciclanet.org/galeria/main.php?g2_view=core.DownloadItem&g2_itemId=906&g2_serialNumber=6

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.